domingo, 23 de noviembre de 2014

Comentario: La Palpación (si, otra vez la palpación): Experiencia y Fiabilidad Inter-Examinador

Al palpar…  ¿importa mi experiencia en esto? ¿Importa mi formación académica? ¿Importa mi lateralidad? ¿Obtendré los mismos resultados que el colega de al lado? ¿Y si creo palpar algo y no es? ¿Qué rol cumple la palpación entonces? ...y finalmente, ¿qué sucede con mi razonamiento clínico?

La palpación sigue dando que hablar, en este mini-post continuaremos hablando sobre esta técnica de evaluación tan cuestionada pero a la vez tan utilizada por algunas ramas del movimiento, en las que incluso llega a ser la base de su razonamiento clínico, y por ende el mediador para entregar terapéutica. Esto no suena para nada bien después del tremendísimo post sobre palpación de esta semana (ver acá: http://kinemoderna.blogspot.com/2014/11/la-palpacion-diagnostica-y-los.html, estamos ansiosos por la segunda parte).


Comentario de Artículos Científicos:
- Experiencia y Fiabilidad de la Palpación -
Por Klgo. Iván Cuyul

Durante la década pasada, la articulación sacroilíaca ha sido culpada e imputada por sus fechorías en el dolor lumbar inespecífico, siendo acusada de generar 3 de cada 10 dolores de espalda baja (1 y 2). Conociendo las nuevas directrices sobre dolor, no estaría tan seguro de culpar a una disfunción articular como las causa de estos problemas. Sin embargo, es común en la consulta evaluar la articulación sacroilíaca con pruebas estáticas y dinámicas de palpación como también algunos test de provocación de dolor (3) pero… ¿sabemos cuan fiables son estas pruebas como basar nuestra terapéutica en ello?


Articulo aquí https://www.facebook.com/groups/548590685215201/730158023725132/


Una cuña de 5 mm modifica la posición de la EIPS
         En este aspecto Sutton et al (4) hizo un estudio bastante interesante sobre la fiabilidad de la palpación diagnóstica en los desniveles de las espinas iliacas posterosuperior en bípedo con un grupo de osteópatas experimentados y alumnos de osteopatía de la British College of Osteopathic Medicine. Es así como se reunieron a 40 evaluadores (15 estudiantes con 3 años de formación en osteopatía, 15 estudiantes con 4 años de formación y 10 osteópatas con 14,5 años promedio de experiencia), se les pidió evaluar la simetría de EIPS de un modelo (26 años, IMC 20), con 3 respuestas simples: simetría de EIPS, ascenso EIPS derecha o ascenso EIPS Izquierda. Se colocó una cuña de 5mm de altura de forma aleatoria en la zona calcánea del modelo (pie izquierdo, pie derecho o sin cuña), con el fin de generar un ascenso artificial de la EIPS ipsilateral (ingenioso ¿verdad?).

     Los resultados indican que la fiabilidad inter-examinador es baja (K=0,4), lo que confirma lo visto en el post anterior, pero también pone en palestra que los supuestos “expertos” se equivocan  más de lo que pensábamos, considerando además que el estudio intentó disminuir la complejidad de la evaluación usando un modelo joven, con IMC normal, para evitar el sesgo por tejido blando (5); situación lejana a la realidad de nuestro país, que presenta altos índices de sobrepeso y obesidad. ¿Entonces qué pasa con la evaluación palpatoria de los terapeutas de nuestro país? Por otro lado no hubo diferencias significativas entre los estudiantes y lo experimentados osteópatas, lo que nos indica que la experiencia o formación en técnicas palpatorias no son variables que se relacionen de forma directa con los resultados de la evaluación.

        Ahora bien, si tenemos una escasa fiabilidad inter-examinador, la experiencia no juega un rol primordial, el rango de error es amplio y varía considerablemente de persona a persona, ¿por qué basar la terapéutica en una técnica evaluatoria cómo ésta? ¿Cuál es el paso a seguir con respecto al uso de la palpación diagnóstica? ¿Cómo minimizo el sesgo en mi razonamiento clínico? ¿Dónde queda la ética? ¿Dónde queda el usuario?.... Mucho que pensar, mucho que reformular, mucho que conversar…. Y quizás una que otra cosa que resetear con tal de entregar lo que se merecen nuestros estimados usuarios.

Por Klgo. Iván Cuyul

REFERENCIAS
  1. Schwarzer, A.C., Aprill, C.N., Bogduk, N., 1995. The sacroiliac joint in chronic low back pain. Spine 20 (1), 31-37.
  2.  Bogduk, N., 2004. Management of chronic low back pain. Medical Journal of Australia 181, 55.
  3. Laslett, M., Aprill, C.N., McDonald, B., Young, S.B., 2005. Diagnosis of sacroiliac joint pain: validity of individual provocation tests and composites of tests. Manual Therapy 10 (3), 207e218.
  4. Sutton C., Nono L., Johnston R., Thomson O. 2013 The effects of experience on the inter-reliability of osteopaths to detect changes in posterior superior iliac spine levels using a hidden heel wedge. Journal of Bodywork & Movement Therapies (2013) 17, 143-150. http://dx.doi.org/10.1016/j.jbmt.2012.07.005
  5. Harlick, J.C., Milosavljevic, S., Milburn, P.D., 2007. Palpation identification of spinous processes in the lumbar spine. Manual Therapy 12 (1), 56-62.

No hay comentarios:

Publicar un comentario